«

»

Imprimir esta Entrada

Intervención de la JCR en el acto 43° aniversario del PCR.

Intervención de Marcela por la JCR

Intervención de Marcela por la JCR

Saludamos a nuestros compañeros de las agrupaciones, afines y aliados

Este año la militancia de nuestra Juventud ha tenido un rol importante en la lucha estudiantil y sindical contra el ajuste del gobierno continuista de la derecha, peleando por un Presupuesto que atienda las necesidades populares en vivienda, salud y educación.

Desde nuestra participación en la Corriente de Estudiantes del Pueblo, hemos sido protagonistas del empuje del movimiento estudiantil en el conflicto por más Presupuesto, bajo la consigna: “6% del PBI para ANEP y Universidad, 0% para la Deuda”.

Este conflicto se llenó de estudiantes porque se entendió claramente que no es posible estudiar en estas condiciones… nos faltan edificios, becas, materiales de estudio, alojamiento y comida, guarderías, turnos y encima nos suben el boleto.

Hemos militado para fortalecer los Centros de Estudiantes y la FEUU, desde las agrupaciones en las que estamos en Derecho, Humanidades, Arquitectura, Psicología y Comedores, confrontando las corrientes oportunistas que obedecen al gobierno. Impulsamos las asambleas, movilizaciones y ocupaciones y desde allí logramos trabajar junto con otras corrientes combativas y compañeros clasistas para que el movimiento estudiantil universitario empiece a retomar su rica tradición de lucha, este trabajo también se reflejó en las elecciones de la FEUU, donde logramos crecer.

Además de estar en las calles en defensa de nuestra educación publica, hemos estado movilizados por otros aspectos de la lucha popular como: la defensa de nuestros recursos naturales, a través de nuestra participación en la ANP; la defensa de los derechos de la mujer en especial desde la Coordinadora de Feminismos en contra de los feminicidios; contra la Impunidad, exigiendo su derogación, asi como Verdad, Justicia y Castigo a los fascistas; también en las actividades de solidaridad internacionalista con Palestina y contra la agresiones imperialistas a los países y pueblos del tercer mundo, así como por el retiro de las tropas uruguayas de Haití.

Trabajamos para unir en la lucha al Movimiento Estudiantil, mas allá de lo universitario. Es asi que nuestros compañeros de Formación Docente impulsaron el conflicto en sus centros, destacándose el CERP de Maldonado. Allí se fortaleció el gremio enfrentando a la dirección autoritaria, se dio un salto importante logrando realizar una marcha independiente y combativa por los Mártires Estudiantiles el 14 de agosto y ocupando su centro de estudio reclamando presupuesto. Estos mismos compañeros se movilizaron y lograron mantener la subvención al boleto interdepartamental estudiantil. También supieron estar activos y en solidaridad con los conflictos obreros y populares, consecuencia de una crisis económica que ya se instaló en el departamento.

Queremos destacar el resurgir del Movimiento Estudiantil Secundario, que tomó la posta luego de la Huelga docente, movilizándose y ocupando decenas de liceos. Estas ocupaciones fueron aglutinadoras pues allí se encontraron docentes, funcionarios y estudiantes, florecieron actividades de propaganda, debates, movilizaciones y cortes de calles, que mantuvieron vivo y en lucha el conflicto por presupuesto. Allí estuvimos apoyando activamente, fundiéndonos con una juventud que con gran entusiasmo y creatividad hacían sus primeras herramientas de militancia, con las que supieron superar las barreras y artimañas de las juventudes oficialistas.

El gobierno respondió a este resurgir del Movimiento Estudiantil Secundario con una durísima represión y posteriores procesamientos como hacia décadas no se veía, para desalojar el edificio del CODICEN, ocupado por los estudiantes, nuestra Juventud estuvo allí organizadamente en defensa de los ocupantes. Se instaló como tarea obligada el prepararse para hacer frente al aparato represivo, instrumento que el gobierno utilizará cada vez con más frecuencia para imponer su política de ajuste, hambre y sumisión al imperialismo.

Este avance represivo del gobierno no nos sorprende, es parte de su política de criminalización de la juventud. Que se ve todos los días en el abuso policial especialmente contra los jóvenes en las barriadas, y la vulneración constante de los DDHH de los jóvenes privados de libertad, y la estigmatización de la juventud pobre. Esto demuestra que para el gobierno la consigna “ser joven no es delito” fue solo un eslogan de campaña electoral. Pues pese que los jóvenes vencimos la reaccionaria propuesta de la baja de la edad de imputabilidad, el gobierno se encargó de aplicar en los hechos las propuestas de la derecha más reaccionaria.

 

Es asi que en 11 años de gobiernos del Frente Amplio no se atendieron las necesidades más básicas de la juventud y su familia. Sigue faltando el acceso a una educación de calidad y transformadora donde no haya cupos ni superpoblación y se termine con la deserción estudiantil. Los planes de “vivienda social” no facilitan realmente el acceso a la vivienda, sino que fomentan el negocio inmobiliario, mientras siguen aumentando los alquileres y avanza la precariedad y el hacinamiento. Está cada vez más lejos el derecho a la atención integral en salud, se cierran hospitales públicos o se privatizan, favoreciendo el lucro con un DDHH fundamental. El trabajo lejos de ser estable y con salario acorde, se precariza y se pierden derechos, la mayoría de los trabajadores jóvenes cobran los salarios más bajos y a medida que se instala la crisis económica son los primeros que pierden la fuente de sustento. La carestía golpea duramente a los jóvenes, se hace cada vez más difícil acceder a la alimentación. Siguen siendo restrictivo el acceso a actividades culturales y deportivas.

La continuidad del gobierno con las políticas de la derecha va desmontando las expectativas de grandes masas de jóvenes que tenían esperanzas de salir adelante y forjar un futuro digno.

Lo único que ofrece el gobierno es generalizar el uso de la marihuana, como válvula de escape a una realidad apremiante, mientras no combate al narcotráfico como nos quiere hacer creer.

También en este tiempo crecimos en nuestro trabajo en el frente de mujeres desde el Taller por la Liberación de la Mujer Célica Gómez y a nivel estudiantil desde La Corriente, movilizándonos el 8 de marzo, el 3 de junio para decir “ni una menos” y el 25 de noviembre Día Internacional contra la violencia hacia las mujeres, así como estuvimos en las calles exigiendo respuestas al gobierno ante cada feminicidio. Asimismo llevamos la temática a nuestros centros de estudio y sindicatos, denunciando los diferentes tipos de violencia, que se reflejan también en muchas mujeres jóvenes, como: el acoso callejero, la violencia en el noviazgo, las restricciones a la hora de abortar y la falta de educación sexual y anticoncepción, la explotación sexual y los asesinatos. Las mujeres, como “mitad del cielo” debemos organizarnos para pelear por nuestros derechos y por nuestra liberación junto con la de nuestro pueblo.

 

Para el año que se nos viene ya estamos trabajando para cosechar el desarrollo en frentes y actividades que tuvimos en este intenso 2015. Sin lugar a dudas seguiremos junto a nuestros compañeros de las agrupaciones estudiantiles impulsando las luchas y enfrentando a los oportunistas, para volver a poner de pie al Movimiento Estudiantil. Continuaremos el importante trabajo sindical en el que muchos de nuestros camaradas se han destacado, peleando para retomar las direcciones sindicales para la lucha clasista y asi poder enfrentar la política del gobierno de descargar la crisis sobre los trabajadores y el pueblo. Impulsando el trabajo de las camaradas que han desarrollado un gran trabajo en el frente de mujeres.

En cada una de las luchas concretas que intervenimos, siempre buscamos atar la reivindicación puntual y concreta al contexto económico y político que la genera, desde una estrecha vinculación con las masas y sus sufrimientos diarios, militamos para desenmascarar a este sistema capitalista e imperialista que oprime y explota a nuestro pueblo y en especial a la juventud. En cada lucha reivindicativa buscamos destacar a los militantes más consecuentes y abnegados, darles herramientas políticas e ideológicas para el análisis y la transformación radical de la realidad, ofreciéndoles un lugar en las filas de nuestra organización de jóvenes comunistas y revolucionarios.

Nos nutrimos de la riquísima historia y experiencia acumulada en estos 43 años por nuestros camaradas del PCR, que siempre están dispuestos a prestarnos apoyo y darnos guía. Que nos han demostrado innumerables veces la necesidad de integrar a nuestra realidad concreta las enseñanzas de las luchas del proletariado y los pueblos del mundo por su definitiva emancipación, y que estas se cristalizan en el marxismo-leninismo-maoísmo como resultado de la experiencia de las grandes revoluciones.

Para un 2016 que vendrá cargado de luchas y donde estamos seguros los jóvenes tendrán un rol protagónico tanto como estudiantes, como trabajadores o como pueblo movilizado, es que nos preparamos. Para ir a más en la movilización y la lucha y derrotar la política del gobierno continuista y proimperialista, para desatar una pueblada que abra las puertas a una revolución antiimperialista, agraria y popular que siente las bases para avanzar al socialismo y el comunismo.

Intervención de la JCR en el 43° aniversario del PCR

Saludamos a nuestros compañeros de las agrupaciones, afines y aliados

Este año la militancia de nuestra Juventud ha tenido un rol importante en la lucha estudiantil y sindical contra el ajuste del gobierno continuista de la derecha, peleando por un Presupuesto que atienda las necesidades populares en vivienda, salud y educación.

Desde nuestra participación en la Corriente de Estudiantes del Pueblo, hemos sido protagonistas del empuje del movimiento estudiantil en el conflicto por más Presupuesto, bajo la consigna: “6% del PBI para ANEP y Universidad, 0% para la Deuda”.

Este conflicto se llenó de estudiantes porque se entendió claramente que no es posible estudiar en estas condiciones… nos faltan edificios, becas, materiales de estudio, alojamiento y comida, guarderías, turnos y encima nos suben el boleto.

Hemos militado para fortalecer los Centros de Estudiantes y la FEUU, desde las agrupaciones en las que estamos en Derecho, Humanidades, Arquitectura, Psicología y Comedores, confrontando las corrientes oportunistas que obedecen al gobierno. Impulsamos las asambleas, movilizaciones y ocupaciones y desde allí logramos trabajar junto con otras corrientes combativas y compañeros clasistas para que el movimiento estudiantil universitario empiece a retomar su rica tradición de lucha, este trabajo también se reflejó en las elecciones de la FEUU, donde logramos crecer.

Además de estar en las calles en defensa de nuestra educación publica, hemos estado movilizados por otros aspectos de la lucha popular como: la defensa de nuestros recursos naturales, a través de nuestra participación en la ANP; la defensa de los derechos de la mujer en especial desde la Coordinadora de Feminismos en contra de los feminicidios; contra la Impunidad, exigiendo su derogación, asi como Verdad, Justicia y Castigo a los fascistas; también en las actividades de solidaridad internacionalista con Palestina y contra la agresiones imperialistas a los países y pueblos del tercer mundo, asi como por el retiro de las tropas uruguayas de Haití.

Trabajamos para unir en la lucha al Movimiento Estudiantil, mas allá de lo universitario. Es asi que nuestros compañeros de Formación Docente impulsaron el conflicto en sus centros, destacándose el CERP de Maldonado. Allí se fortaleció el gremio enfrentando a la dirección autoritaria, se dio un salto importante logrando realizar una marcha independiente y combativa por los Mártires Estudiantiles el 14 de agosto y ocupando su centro de estudio reclamando presupuesto. Estos mismos compañeros se movilizaron y lograron mantener la subvención al boleto interdepartamental estudiantil. También supieron estar activos y en solidaridad con los conflictos obreros y populares, consecuencia de una crisis económica que ya se instaló en el departamento.

Queremos destacar el resurgir del Movimiento Estudiantil Secundario, que tomó la posta luego de la Huelga docente, movilizándose y ocupando decenas de liceos. Estas ocupaciones fueron aglutinadoras pues allí se encontraron docentes, funcionarios y estudiantes, florecieron actividades de propaganda, debates, movilizaciones y cortes de calles, que mantuvieron vivo y en lucha el conflicto por presupuesto. Allí estuvimos apoyando activamente, fundiéndonos con una juventud que con gran entusiasmo y creatividad hacían sus primeras herramientas de militancia, con las que supieron superar las barreras y artimañas de las juventudes oficialistas.

El gobierno respondió a este resurgir del Movimiento Estudiantil Secundario con una durísima represión y posteriores procesamientos como hacia décadas no se veía, para desalojar el edificio del CODICEN, ocupado por los estudiantes, nuestra Juventud estuvo allí organizadamente en defensa de los ocupantes. Se instaló como tarea obligada el prepararse para hacer frente al aparato represivo, instrumento que el gobierno utilizará cada vez con más frecuencia para imponer su política de ajuste, hambre y sumisión al imperialismo.

Este avance represivo del gobierno no nos sorprende, es parte de su política de criminalización de la juventud. Que se ve todos los días en el abuso policial especialmente contra los jóvenes en las barriadas, y la vulneración constante de los DDHH de los jóvenes privados de libertad, y la estigmatización de la juventud pobre. Esto demuestra que para el gobierno la consigna “ser joven no es delito” fue solo un eslogan de campaña electoral. Pues pese que los jóvenes vencimos la reaccionaria propuesta de la baja de la edad de imputabilidad, el gobierno se encargó de aplicar en los hechos las propuestas de la derecha más reaccionaria.

Es asi que en 11 años de gobiernos del Frente Amplio no se atendieron las necesidades más básicas de la juventud y su familia. Sigue faltando el acceso a una educación de calidad y transformadora donde no haya cupos ni superpoblación y se termine con la deserción estudiantil. Los planes de “vivienda social” no facilitan realmente el acceso a la vivienda, sino que fomentan el negocio inmobiliario, mientras siguen aumentando los alquileres y avanza la precariedad y el hacinamiento. Está cada vez más lejos el derecho a la atención integral en salud, se cierran hospitales públicos o se privatizan, favoreciendo el lucro con un DDHH fundamental. El trabajo lejos de ser estable y con salario acorde, se precariza y se pierden derechos, la mayoría de los trabajadores jóvenes cobran los salarios más bajos y a medida que se instala la crisis económica son los primeros que pierden la fuente de sustento. La carestía golpea duramente a los jóvenes, se hace cada vez más difícil acceder a la alimentación. Siguen siendo restrictivo el acceso a actividades culturales y deportivas.

La continuidad del gobierno con las políticas de la derecha va desmontando las expectativas de grandes masas de jóvenes que tenían esperanzas de salir adelante y forjar un futuro digno.

Lo único que ofrece el gobierno es generalizar el uso de la marihuana, como válvula de escape a una realidad apremiante, mientras no combate al narcotráfico como nos quiere hacer creer.

También en este tiempo crecimos en nuestro trabajo en el frente de mujeres desde el Taller por la Liberación de la Mujer Célica Gómez y a nivel estudiantil desde La Corriente, movilizándonos el 8 de marzo, el 3 de junio para decir “ni una menos” y el 25 de noviembre Día Internacional contra la violencia hacia las mujeres, así como estuvimos en las calles exigiendo respuestas al gobierno ante cada feminicidio. Asimismo llevamos la temática a nuestros centros de estudio y sindicatos, denunciando los diferentes tipos de violencia, que se reflejan también en muchas mujeres jóvenes, como: el acoso callejero, la violencia en el noviazgo, las restricciones a la hora de abortar y la falta de educación sexual y anticoncepción, la explotación sexual y los asesinatos. Las mujeres, como “mitad del cielo” debemos organizarnos para pelear por nuestros derechos y por nuestra liberación junto con la de nuestro pueblo.

Para el año que se nos viene ya estamos trabajando para cosechar el desarrollo en frentes y actividades que tuvimos en este intenso 2015. Sin lugar a dudas seguiremos junto a nuestros compañeros de las agrupaciones estudiantiles impulsando las luchas y enfrentando a los oportunistas, para volver a poner de pie al Movimiento Estudiantil. Continuaremos el importante trabajo sindical en el que muchos de nuestros camaradas se han destacado, peleando para retomar las direcciones sindicales para la lucha clasista y asi poder enfrentar la política del gobierno de descargar la crisis sobre los trabajadores y el pueblo. Impulsando el trabajo de las camaradas que han desarrollado un gran trabajo en el frente de mujeres.

En cada una de las luchas concretas que intervenimos, siempre buscamos atar la reivindicación puntual y concreta al contexto económico y político que la genera, desde una estrecha vinculación con las masas y sus sufrimientos diarios, militamos para desenmascarar a este sistema capitalista e imperialista que oprime y explota a nuestro pueblo y en especial a la juventud. En cada lucha reivindicativa buscamos destacar a los militantes más consecuentes y abnegados, darles herramientas políticas e ideológicas para el análisis y la transformación radical de la realidad, ofreciéndoles un lugar en las filas de nuestra organización de jóvenes comunistas y revolucionarios.

Nos nutrimos de la riquísima historia y experiencia acumulada en estos 43 años por nuestros camaradas del PCR, que siempre están dispuestos a prestarnos apoyo y darnos guía. Que nos han demostrado innumerables veces la necesidad de integrar a nuestra realidad concreta las enseñanzas de las luchas del proletariado y los pueblos del mundo por su definitiva emancipación, y que estas se cristalizan en el marxismo-leninismo-maoísmo como resultado de la experiencia de las grandes revoluciones.

Para un 2016 que vendrá cargado de luchas y donde estamos seguros los jóvenes tendrán un rol protagónico tanto como estudiantes, como trabajadores o como pueblo movilizado, es que nos preparamos. Para ir a más en la movilización y la lucha y derrotar la política del gobierno continuista y proimperialista, para desatar una pueblada que abra las puertas a una revolución antiimperialista, agraria y popular que siente las bases para avanzar al socialismo y el comunismo.

Enlace permanente a este artículo: http://pcr.org.uy/?p=1006