«

»

Imprimir esta Entrada

Editorial del Periódico La Verdad n° 99

movilizacion MEF¿Es inevitable que las clases dominantes y su gobierno de turno descarguen nuevamente la crisis económica sobre las espaldas de los trabajadores y el pueblo?

Los dirigentes oportunistas del movimiento sindical, ante la discusión de los Consejos de Salarios del año pasado, decían que plantear que había crisis favorecería a los empresarios porque les permitiría argumentar la imposibilidad de aumentos salariales o mejoras en las condiciones de trabajo.

Pero la crisis económica internacional, mundial, (ahora con el cimbronazo del Brexit, salida de Gran Bretaña de la UE) ya impactaba fuertemente en la región y en el país, le mintieron a la clase obrera y al pueblo, y con una inflación que llega al 11% anualizada a Mayo, la rebaja salarial bajo la batuta del inefable y eterno ministro de economía Astori se produjo igual. Esto se dio fundamentalmente porque los oportunistas echaron para atrás las luchas, como siempre, y tratan de llegar a un aterrizaje tranquilo en las elecciones que vienen (2019) y también por las carencias de los sectores clasistas entre los que nos incluimos.

Tal es así que hace un par de meses este gobierno proimperialista del Frente Amplio, tuvo que reconocer que el crecimiento del PIB del 2015 había sido del 1%(con cifras retocadas) lejos del 2,5% pronosticado, y ahora reconoce una caída del 0,5% en el primer trimestre del 2016 en relación al mismo trimestre del 2015. Gobierno del que esos dirigentes, que están en mayoría en la dirección del PIT-CNT son su principal apoyo social.

Para los oportunistas que tienen su horizonte en los cargos y no en los intereses de la clase obrera y el pueblo, esta crisis les hace jugar su papel con más riesgos de desenmascaramiento que en una situación de relativa “bonanza” o estabilidad donde pueden mostrar algunos logros, que en realidad siempre nacen de las luchas y del sacrificio de los trabajadores pero que ellos venden como méritos suyos, de la “negociación” y de un gobierno “sensible en lo social”.

Tomemos el ejemplo del cierre reciente de grandes y medianas empresas como FRIPUR, URUPANEL, ECOLAT, SCHRIBER Y FOODS. Que hicieron los oportunistas más que ganar tiempo, ayudar a que se agoten y dispersen los obreros de dichas empresas, ayudando objetivamente al gobierno para que resolviera la situación con seguros de paro y fantasías de supuestos inversores, y que los empresarios y sus grupos económicos, que finalmente se la llevaron toda en su momento, dejen cientos de obreros en la calle y deudas millonarias en dólares con ellos, con el BROU, el Estado y los proveedores.

La situación tiene su lado bueno

A pesar de la mayor desocupación, la carestía, los tarifazos, el aumento del IRPF y el ajuste fiscal en curso, y la recesión que más que un “peligro” hoy es ya una realidad casi generalizada, cada día crece la necesidad de luchar, de parar esta política antiobrera y antipopular del gobierno del oportunismo.

Cada día crece la necesidad de que la clase obrera organizada se pare firme y diga: ¡Hay crisis, hay recesión en el aparato productivo y los responsables son los grandes capitales, los grandes latifundistas y el imperialismo!¡Que paguen ellos de sus ganancias, de su patrimonio, de los miles de millones de dólares que sacaron para el exterior!¡Que se dejen de pagar los miles de millones de dólares por año por los intereses de la deuda externa ilegítima y usuraria!¡ Y que caiga de una vez Astori y todo el equipo económico que ha defendido a ultranza la política económica de entrega que ha llevado a esto!

La clase obrera no está sola en esta lucha

Día a día, además de los obreros de la industria y la construcción, los trabajadores del comercio y los asalariados agrícolas que pierden su trabajo, también afectados por la crisis y sin apoyo estatal, se funden pequeños y medianos productores agrarios. Particularmente grave es la situación de la mayoría de los alrededor de 4.000 tamberos (y los 25.000 trabajadores del sector, tambos e industria). Cierran pequeños comercios, la mitad de la flota de camiones está prácticamente parada, etc.

La juventud y especialmente los estudiantes que también tiene un grado de organización están sufriendo por la desocupación y la falta de perspectivas ahora agravadas, y también por los recortes presupuestales a la educación pública. Y ni que hablar de los jubilados, la mayoría en la miseria.

El estallido del Marconi y las cárceles que revientan con 11.000 presos, expresan una gran crisis social y a un sector de cientos de miles de niños,jóvenes, mujeres y hombres de nuestro pueblo, que viven en la miseria, en los asentamientos y en los cantegriles. Son los más de abajo, a los que esta sociedad y esta política marginan y no les asegura lo mínimo pero hipócritamente se los culpabiliza de los “problemas de seguridad”.

Entonces si la clase obrera organizada enfrenta al gobierno (cada día más cuestionado por la mayoría de la gente) y levanta un programa mínimo de salida popular a esta crisis, como plantean sectores clasistas y también la Unidad Popular, con defensa de la industria nacional y apoyo a todos los sectores productivos chicos y medianos afectados, del campo y la ciudad, podrá ganarse el respeto de esos sectores y todos los oprimidos, y abrir una nueva situación, haciendo suyas las condiciones que genera la crisis.

El camino es la lucha y la organización

Somos conscientes de que los sectores clasistas que vienen planteando consecuentemente la lucha, la unificación de los conflictos y una plataforma justa, con un salario mínimo nacional de media canasta, hoy $34.000, son minoría hoy en la dirección del PIT-CNT y la mayoría de los sindicatos, pero creemos que ante la nueva ronda de Consejos de Salarios topeada y la Rendición de Cuentas con ajuste y recortes presupuestales importantes, esta situación puede cambiar favorablemente si tensamos nuestras fuerzas con ese objetivo.

De alguna forma la lucha aún con sus limitaciones se está abriendo camino con los inevitables conflictos obreros que se dan por reivindicaciones, despidos, etc., y con el paro parcial del 29/6 y el paro general de 24horas para el 14/7, votados en la pasada Mesa Representativa. Los oportunistas del PCU revisionista y la socialdemocracia, los Abdala y los Pereira, lucharán como siempre para que estos paros descompriman la presión desde abajo y sean un entierro y no el nacimiento de una gran ola de luchas que imponga que la crisis la paguen los de arriba, no se lo permitamos.

Contestando al título, ¡no es inevitable!, a condición de luchar y organizarse, organizarse y luchar, forjando agrupaciones clasistas y la unidad de nuestro pueblo en una perspectiva revolucionaria hacia su liberación nacional y social.

¡A 43 años del golpe de estado militar fascista y la histórica huelga general de 15 días, arriba los corazones y tiemblen los tiranos!

 

Ricardo Cohen

Enlace permanente a este artículo: http://pcr.org.uy/?p=1137