«

»

Imprimir esta Entrada

Editorial del periódico n° 101

La Verdad 101¿Desaceleración de la economía o Crisis?

La crisis económica internacional, imperialista-capitalista, cíclica y de sobreproducción relativa, una de las más grandes de la historia, persiste y se profundiza a nivel mundial y particularmente en la región y el país. Esto no es una mera “desaceleración de la economía” como dice el Ministro Astori y repite el coro oportunista.

En el primer trimestre de este año el Producto Bruto Interno (PBI) había caído un 0,5% en relación al mismo período del año pasado, donde el PBI anual había sido de un 1%, pero con una recesión importante en el aparato productivo, encubierta de algún modo por la producción de Montes del Plata.

Todavía no están las cifras oficiales sobre el segundo trimestre pero por datos que recoge el semanario Búsqueda (24/8), de datos oficiales, gremiales y de empresas privadas, a pesar de las supuestas “señales positivas” que dice ver el gobierno seudoprogresista, “bajó la actividad de la industria, el comercio, la construcción, la pesca, algunos rubros agropecuarios, así como el transporte y varios servicios. En contrapartida creció la generación de energía respecto al mismo período del 2015”.

Según datos del semanario citado, en el Agro se enfrentaron además de la baja internacional de los precios, problemas climáticos, que se reflejaron en la caída de la faena de vacunos (4,2%) y la de ovinos (11,8%), “en la lechería la remisión a planta cayó un 18,4%”(un 20% plantearon los productores lecheros en la Asamblea de Capurro del 19/8).”En la agricultura la cosecha de soja “se vio muy afectada” y tuvo una caída de kilos por hectárea importante y del 7% global, según el Ministerio de Ganadería y Pesca.

En la Pesca la caída fue de un 8,6% en relación al mismo trimestre del año pasado. En la Industria la baja en el mismo período fue de un 6,4%(sin incluir refinación de petróleo) por la menor demanda del exterior, de la producción manufacturera. Las mayores caídas del sector se dieron en Alimentos y Bebidas (6,9%), Prendas de vestir (35%). Productos de caucho y plásticos (21,8%), Autos, etc. (79,3%), Otros equipos de transporte (37,8%).Construcción, según datos de la propia industria se continúa en una fase “netamente contractiva”. Comercio, “la actividad cayó en casi todos los rubros”. El turismo receptivo cayó 12% la cantidad de visitantes y su gasto promedio se contrajo 10%. Electricidad, agua y gas. En estos rubros hubo expansión en relación a un año atrás por las abundantes lluvias y factores climáticos. En Transporte y Comunicaciones se expresó también la retracción del comercio exterior y la recesión.

Estas cifras reafirman la gravedad de la situación que vive la clase obrera, por el cierre de fábricas, mayores envíos al seguro de paro y aumento permanente de la desocupación, y los pequeños y medianos productores del campo que se funden cada día al igual que los pequeños y medianos comerciantes a lo largo y ancho del país

Ajuste Fiscal y Rebaja salarial

Ante esta situación, que ha agravado el déficit fiscal (se espera un 4,3% para este año), el gobierno seudoprogresista del oportunismo siguiendo las clásicas recetas de los organismos internacionales al servicio de los países imperialistas, impulsa un ajuste fiscal por etapas, con los tarifazos, aumentos del IRPF a los salarios medios y altos, y achique de los gastos sociales e inversiones, incluso recortando en la Rendición de Cuentas, en discución en el senado hoy, el presupuesto ya restrictivo votado el año pasado. La rebaja salarial se plantea abiertamente con las pautas para los Consejos de Salarios del sector privado, objetivamente por debajo de la inflación, que hoy está arriba del 10%. A esto se le suma mayor endeudamiento y apertura a las inversiones extranjeras, las PPP, los TLC y la mayor entrega de los recursos naturales del país, como es el caso de la tercera papelera, la segunda de UPM a instalarse en el centro del país.

Las crisis económicas y las crisis políticas en el Mercosur

La crisis económica y la recesión ha generado también una crisis política muy importante en Brasil, el país que es una potencia económica capitalista, la 7ª economía a nivel mundial y la principal a nivel continental. Se lo puede caracterizar entonces como un país imperialista, que tiene dependencia del imperialismo yanki sí, pero tiene un gran desarrollo de sus propios monopolios y de un capital financiero que se ha expandido en nuestro país y la región, particularmente a partir del Mercosur. Es el segundo “socio comercial” del país a nivel del intercambio comercial, detrás de China, pero si sumamos el turismo, las inversiones, y los bancos y empresas instaladas es el primero.

Esta crisis económica ha desembocado en una crisis política en Brasil, con muchos dirigentes del PT presos por corrupción y con la suspensión, y muy probable destitución de la presidenta Dilma Roussef. Crisis que se ha trasladado también al Mercosur, como se viene expresando en estos días por el tan mentado traspaso de la presidencia del mismo, donde las derechas más neoliberales instaladas en los gobiernos de Brasil, Argentina y Paraguay buscan sacarse de arriba al gobierno bolivariano de Venezuela.

El Mercosur nuevamente muestra el fracaso de la llamada “integración” a través de un mercado común, de países dependientes del imperialismo, de capitalismo atrasado, de desarrollo muy desigual, con una potencia como Brasil, donde se concentró más la industria de la región en estos años. “Integración” que en realidad ha permitido el mayor desarrollo de los monopolios imperialistas instalados en la región, que necesitaban un mercado más grande para desarrollar sus inversiones a mayor escala y con la mayor libertad.

No debemos olvidar que a pocos años de esta “integración” nuestro país vio cerradas gran parte de sus industrias y perdió 140.000 puestos de trabajo en ella, y como jugó esto en forma determinante en la crisis económica y financiera que vivimos de 1998 al 2002, con consecuencias sociales que se arrastran hasta el presente.

Ante la crisis es necesario llevar las luchas obreras y populares al máximo

Al contrario de lo que plantean los dirigentes oportunistas que predominan en el ejecutivo del PIT-CNT, que dicen a voz en cuello que “el paro general de 24horas es un disparate” y que ya el gobierno no puede hacer más concesiones, nosotros creemos que esta crisis está agravando la explotación de la mayoría de los trabajadores y el pueblo y que esto genera mayor necesidad y condiciones para luchar, y que esta lucha no debe ser sólo por algunas migajas más o menos que dan y quitan, sino porque la crisis la paguen la oligarquía y el imperialismo, por imponer desde la movilización un verdadero programa popular y antiimperialista en una perspectiva revolucionaria, que contenga también una verdadera política de integración de los pueblos respetando su soberanía e intereses.

Ricardo Cohen

Enlace permanente a este artículo: http://pcr.org.uy/?p=1189