«

»

Imprimir esta Entrada

Juan Lacaze junto a los obreros de FANAPEL

juan lacaze fanapelRumbeando pa’ la Colonia,

tres arroyos de distancia,

me le volqué pa’ la zurda

y me la topé acostada.

Miren si será cerquita,

que allí lo que sobra es agua;

no sé si me habrá entendido,

yo le hablo de Villa Pancha.

Jose Carbajal

Todos por Juan Lacaze

Estuvimos con el periódico la Verdad, en la movilización, convocada como “el 27 todos por Juan Lacaze”, que se realizó el 27 de Enero en Juan Lacaze, donde participaron casi 3000 personas

La actividad fue organizada por la intersindical de Juan Lacaze, se convocó por los despidos planteados en FANAPEL, que dejaron sin trabajo a más de 250 obreros, que fue la gota que derramó el vaso, por la importante pérdida de empleo para los habitantes de esa ciudad proletaria.

Estuvieron presentes los medios de comunicación de la zona, los pequeños y medianos comerciantes. En solidaridad la mayoría de los comercios de la ciudad cerraron entre las 18 y las 20 horas y colocaron en sus vidrieras carteles en apoyo a los trabajadores. Estuvo el lacacino de a pie, niños, jóvenes, adultos, activos y pasivos, todos estaban en “el 27 todos por Juan Lacaze”, porque a todos les afecta la pérdida de empleo y que se agrave la situación de la comunidad, que se solidariza y es fiel a la historia de su pueblo sabalero.

En el acto hablaron representantes de la intersindical, y del del SUNCA. Se planteó la necesidad de un cambio imprescindible para la zona, donde hay que realmente fomentar la industria nacional y el empleo, y en caso de cierres de las empresas haya una intervención con participación obrera,

También habló la representante de FENAPES (Juan Lacaze) Pedreira, quien denunció “No hay recursos para infraestructura y materiales en los centros educativos; hay cada vez menos grupos y los docentes locales cada vez se ven más obligados a viajar a otras localidades a buscar trabajo”, mencionó que es este es un año de lucha presupuestal, contra los recortes del gobierno y que va ser necesario luchar por el 6%, que este año va haber lucha.

Y por último hablo, Marcelo Olaverry, presidente del Centro Unión Obreros Papeleros y Celulosa (CUOPYC), el gremio de Fanapel.

Situación de FANAPEL

FANAPEL surgió a principios del SXIX cuenta con una larga historia y en su mejor momento llego a emplear a casi 2000 trabajadores.

En principio se había llegado a un convenio en Diciembre de 2016, donde habría un seguro de paro rotativo, se trabajaría 20 días y se pararía 10 días, esto debido a la situación de la fábrica papelera que actualmente cuenta 260 trabajadores, sin embargo el convenio duró solo 2 meses cuando de parte de la patronal les anunciaron que se despediría a todo el personal, esto indignó a los trabajadores y a todo el pueblo sabalero, y los llevo a organizar la movida.

Plantea Olaverry que se está hablando con el Poder Ejecutivo para que interceda con la empresa, y habría una solución, pero los trabajadores manifiestan que no alcanza solo re-financiar y seguir para adelante sino que tiene que haber algo viable.

“Nosotros no venimos acá a hacer política, pero cuando en 2009 ya denunciábamos que íbamos a tener estos problemas, nadie nos tuvo en cuenta; hoy tenemos el agua al cuello”. Denuncia que la problemática se arrastra desde el gobierno de José Mujica.

También denunció que esta es la gota que rebasa el vaso en cuanto la pérdida de empleo, además que el puerto del Sauce esta inutilizado hace 7 años y el parque industrial no está en condiciones.

Un lugar llamado Villa Pancha

Es un pueblo caracterizado por su carácter obrero y combativo, donde había muchas fábricas e industrias, las cuales hoy quedan pocas.

Para manejar algunos números Juan Lacaze tiene más de 12.000 habitantes, una 60% de su población trabaja o busca empleo, más de 700 personas viajan para trabajar fuera del pueblo, En 2012 trabajaban en FANAPEL 1080 trabajadores, 2016 había solo 260 trabajadores. En cuanto a la cooperativa textil que allí funciona (ex Agolan, anteriormente Campomar y Soulas S.A.) en 2012 había 350 trabajadores, en 2016 solo había 90 trabajadores. Desde 2012 a la fecha se han perdido más de 1000 empleos entre FANAPEL y la cooperativa textil.

Además que tenemos que contar que hace 7 años no funciona el puerto Del Sauce, se ha perjudicado la pesca y la actividad portuaria, que ha quedado como un polo industrial inutilizado.

Ha bajado la matrícula de secundaria de 500 a 370 estudiantes, lo que marca que los jóvenes se van de su pueblo natal

El pueblo se moviliza

Esto marca una situación del pueblo que a pesar de la situación, cuando es convocado sale a la calle y en la gente y en la base se aprecia que se quiere ir a más, no quedarse en la conciliación y los aplazamientos, la gente no quiere lo posible, quiere trabajo real y que se quede en la zona, no dejando que los capitales multinacionales hagan lo que quieran, que gocen de todos los beneficios, con la complicidad del gobierno del Frente Amplio.

Este es momento donde hay un gran respaldo popular y es una lucha justa para defender los puestos de trabajo, para impulsar otras medidas más combativas y además aprovechar en una zona tan golpeada por el cierre de industrias, la crisis del sector lechero, para unificar esas luchas de los distintos sectores e ir a más.

Hay excelentes condiciones en Juan Lacaze de respaldo popular para ir a fondo en la pelea en defensa del trabajo, el salario y un futuro distinto. Estos justos reclamos no pueden quedar “en estudio” en un cajón, ni pendientes de lograr acuerdos en el partido de gobierno. Está claro que la opción más obvia, factible y que más beneficios generaría es convertir a FANAPEL, realmente en una industria nacional del papel, en manos del Estado con participación de los trabajadores, que abastezca las necesidades de papelería del aparato estatal, la Educación y el mercado interno.

Pero el camino obvio es el que el gobierno niega, pues implica tener una política de defensa de la industria nacional, de ruptura con la dependencia de los monopolios imperialistas, en definitiva de soberanía nacional. Para que este camino sea una posibilidad es necesario luchar, los trabajadores deben ocupar las plantas que cierren para desde una posición de fuerza defender una salida que los beneficie.

Hay que convocar a toda la localidad a movilizarse, a organizar medidas solidarias contundentes, que obliguen a negociar en serio a las patronales y al gobierno, que están siempre juntos del otro lado de la mesa y desenmascaren y derroten a los dirigentes oportunistas de la mayoría de la dirección del PIT-CNT, que actúan siempre ayudando las dilaciones, la política de negociación sin lucha y la dispersión y derrota de los trabajadores, como ha sucedido con FRIPUR, URUPANEL, ECOLAT y tantas fábricas importantes bajo este gobierno.

¡Arriba los que luchan!¡Luchar hasta vencer!

Corresponsal del La Verdad

Enlace permanente a este artículo: http://pcr.org.uy/?p=1284