«

»

Imprimir esta Entrada

Editorial del Mensuario La Verdad – nº 121, junio 2018

3A unificar y profundizar las luchas, y forjar las herramientas revolucionarias

El contexto internacional y regional

El contexto internacional ha venido cambiando, se hace sentir fuertemente la política proteccionista del gobierno del fascista Trump y la guerra comercial que ya se está desarrollando entre las principales potencias imperialistas, los EE.UU y China, pero también entre los primeros y Europa, y también Canadá. Se vienen aumentando significativamente las tasas de interés nivel internacional, y revalorizando el dólar, lo que hace más caro el endeudamiento de los países dependientes como el nuestro y sube también alrededor de un 50% el precio del petróleo.

En el plano regional Argentina con una devaluación de 55% en lo que va del año, con un déficit fiscal de más del 6%, una inflación del 25%, y con un nuevo endeudamiento de nada menos que de 50.000 millones de dólares con el FMI, lo que compromete al gobierno de Macri al ajuste salvaje, con perspectivas recesivas, de crisis social y de una gran movilización de los trabajadores y el pueblo que ya ha dado un salto con la Marcha Federal y el Parazo del 25/6.

Brasil con el gobierno ultrareaccionario y represor de Temer totalmente desprestigiado, llevando adelante un ajuste salvaje también, con una devaluación del 15% en lo que va del año, un déficit fiscal del 8%, perspectivas recesivas, con luchas obreras y populares muy importantes, como la de los camioneros, y una crisis política, con fuerte antagonismo en el seno de las propias clases dominantes, a cuatro meses de las elecciones, con Lula preso y el fascista Bolsonaro con apoyo electoral creciente.

En ese contexto internacional y regional, en nuestro país bajo en el tercer gobierno proimperialista del Frente Amplio, bajo la batuta del ministro de economía Astori, con perspectivas de crecimiento inciertas, por la caída de la producción de soja y la baja inversión privada, se produjo una devaluación significativa en estos meses, de alrededor del 10%, el déficit fiscal lejos de bajar como anunciaron crece al 4% y el endeudamiento del país sigue creciendo, ya ronda el 67% del PBI, a pesar de que se paga alrededor de 3000 millones de dólares, por intereses y amortizaciones, un 3,3% del PBI al año.

Crece la desocupación y según cifras oficiales desde el 2014 se perdieron alrededor de 50.000 puestos de trabajo, principalmente en la industria manufacturera. Esto sucede también en el campo donde la crisis sigue golpeando a los pequeños y medianos productores, y se han perdido ya decenas de miles de puestos de trabajo, la cuarta parte de los que ocupaba el sector, en los últimos 6 años, según cifras oficiales, de la ECH.

La Rendición de Cuentas, los Consejos de Salarios y las luchas

En esas condiciones el gobierno, siguiendo su lógica de servir al capital financiero internacional profundiza el ajuste en la Rendición de Cuentas, restringiendo los incrementos presupuestales a cifras ridículas de 141 y 151 millones de dólares para el año 2019 y 2020, respectivamente, y topeando los aumentos salariales en Consejos de Salarios en curso. Hay muchos recursos para el aparato represivo y las PPP, pero se dejan sin ellos a la Salud, Vivienda y Educación, incluso, a la Ley Integral de Violencia de Género y la Ley de Salud Mental.

Pero en estas condiciones también se está desarrollando la lucha de los trabajadores de la educación pública, con paros y movilizaciones importantes, “están verdes”, no quieren más dilaciones para conseguir el presupuesto del 6% del PBI, y salarios al inicio y por 20hs semanales, de media canasta familiar.

Son importantes también las movilizaciones de los trabajadores de Salud Pública siempre relegados y de la COFE, estatales. Estas movilizaciones confluyen en un paro de 24hs de estos sindicatos y algunos más ante el paro parcial que aprobó la mayoría oportunista de la dirección del PIT-CNT (PCU revisionista y socialdemócratas) para el 28 de Junio, como siempre echando para atrás, y planteando mal y tarde negociaciones por cifras impresentables, dándole aire al Poder Ejecutivo y tratando de evitarle mayores luchas sobretodo antes de que el proyecto de Rendición de Cuentas 2017 entre al parlamento. Importantes también han sido las movilizaciones estudiantiles particularmente a nivel de secundaria, incluso con ocupaciones de liceos en varios departamentos del país

Hay de donde sacar

El gobierno del oportunismo plantea siempre las cosas como que no hubiera otro camino, que no se puede poner nuevos impuestos, que no se puede tocar la deuda pública ni las exenciones impositivas que por 2000 millones de dólares anuales reciben los monopolios imperialistas instalados en zonas francas, como las plantas de celulosa, o que son subsidiados de distinta forma.

Plantean que hay que financiar el déficit con más endeudamiento, cuando el pago de intereses por la deuda pública es parte fundamental de dicho déficit. Lo que sigue planteando firmemente la Unidad Popular es la necesidad de una Auditoría, para estudiar detalladamente que es lo que se debe y porqué, investigando y cuestionando la deuda espúrea e ilegítima, como la contraída por la Dictadura Militar Fascista, y mientras tanto decretar la Moratoria y suspender todo pago. Incluso el gobierno, sin llegar a esto, se podría plantear pagar unos cientos de millones de dólares menos de intereses para reactivar la producción nacional, la inversión pública, aumentar los salarios y jubilaciones y el consumo popular, lógicamente esto tampoco está en la receta del FMI.

Se puede y debe gravar con mayores impuestos al gran latifundio, a la banca extranjera y la burguesía intermediaria, particularmente a las importaciones de productos que compitan con la producción industrial y agraria nacional.

Hay que luchar a fondo

En pocos días entra la Rendición de Cuentas al parlamento, la última del período, y avanzan los Consejos de Salarios. Es necesario profundizar las luchas, extenderlas y unificarlas lo más posible para lograr salud, vivienda y educación popular, trabajo y mejoras salariales. Vale la pena el sacrificio que significa la lucha. Vale la pena porque además la clase obrera y el pueblo, al calor de las luchas van forjando las herramientas revolucionarias, como las agrupaciones clasistas y combativas, el frente antimperialista y popular, la Unidad Popular, y el partido revolucionario de la clase obrera. Herramientas imprescindibles para lograr no solo reivindicaciones parciales y que se pueden revertir en este sistema imperialista-capitalista explotador, sino abrir las condiciones para un gobierno auténticamente antiimperialista-obrero y popular, en la perspectiva de una revolución democrática, agraria y antiimperialista en marcha ininterrumpida al Socialismo.

Ricardo Cohen

 

Enlace permanente a este artículo: http://pcr.org.uy/?p=1756