«

»

Imprimir esta Entrada

Editorial del Mensuario La Verdad nº 123 – agosto 2018

DAN_5867-777x437

El paro general de 24hs del 22/8, del Pit-Cnt, tuvo buen acatamiento, pero fue tardío y con escaza movilización ¿Por qué?

Desde estas páginas que sostienen los trabajadores, venimos impulsando la unificación de las luchas de la clase obrera y abrir cauce a la mayor combatividad posible, es decir -luchar a fondo, luchar en serio-, con paros y movilizaciones callejeras de la clase obrera y el pueblo, con gran propaganda en las calles.

Por supuesto, contra las Cámaras Empresariales que expresan, los intereses de los monopolios imperialistas y la banca extranjera, la gran burguesía intermediaria (exportadora e importadora) y el latifundio, aliados al imperialismo, pero también contra el gobierno seudoprogresista del FA que les sirve, otorgándoles cada día más prebendas, subsidios y exenciones impositivas, favoreciendo la concentración y la extranjerización de la economía nacional, cada día.

En síntesis este es un gobierno que incrementa cada día la dependencia y la explotación de los trabajadores y el pueblo, y los recursos naturales del país, para generar condiciones para la realización de las ganancias máximas que exige el capital financiero internacional y sus socios de la oligarquía local.

Cámaras empresariales que los dirigentes oportunistas como Abdala (PCU revisionista) y Pereira (Articulación), ponen en el blanco en su discurso, en el que hablan del “peligro de la utopía restauradora”, en forma demagógica, porque su sucio trabajo es maniatar a la clase obrera, dividir y desviar sus luchas justamente contra los intereses del gran capital y de esas cámaras. Como nos enseña Lenin, en cuanto a los oportunistas, “fijarse más en lo que hacen que en lo que dicen”. Que buena forma de luchar contra la reacción y las cámaras empresariales, que en general están dirigidas por los sectores más grandes y más asociados al imperialismo.

Estos oportunistas, que expresan los intereses de la gran burguesía en el movimiento obrero y popular, acuerdan finalmente con el paro general del Pit-Cnt, pero lo pasaron del 25/7, cuando el paro podía ser el inicio de luchas mayores e incidir en un debate parlamentario en curso por la Rendición de Cuentas, al 22/8, varios días luego de que esta se definiera en diputados. Quedó muy claro, que en los hechos, y sobre todo cuando se trata la Rendición de Cuentas con ajuste y rebaja salarial, que fija “su gobierno”, supuestamente “integrante del bloque social de los cambios”, hacen esto para que el gobierno seudoprogresista del Frente Amplio, servil a los intereses de dichas cámaras, no sea cuestionado y puesto en el brete.

Según ellos el gobierno que ajusta y rebaja los salarios, que paga los intereses de la deuda externa y hace pagar el costo del estado oligárquico-burgués, proimperialista, a los trabajadores y los sectores productivos chicos y medios, a través del IVA, IRPF, y los altos precios que fija a las tarifas públicas y de los combustibles, no es el enemigo ni parte de él. Un gobierno que fija topes a los aumentos de salarios en los Consejos de Salarios, con el cuento de controlar la inflación. Una inflación que es mayor cada día mientras se pierden decenas de miles de puestos de trabajo, sobre toda en la industria manufacturera, la construcción y el agro, y los salarios y las jubilaciones quedan sumergidos.

Luchar a fondo para lograr reivindicaciones y abrir una perspectiva revolucionaria

Cuando desde el PCR impulsamos las luchas de la clase obrera y el pueblo, en este casi medio siglo de persistencia, es porque más allá de las reivindicaciones, que únicamente se logran con lucha, estas luchas generan conciencia y organización. Conciencia de la explotación y del carácter de la sociedad en la que vivimos, conciencia de la fuerza que tiene la unidad clasista, conciencia que permite también desenmascarar a los oportunistas en el movimiento obrero, que incluso se dicen comunistas y socialistas, progresistas, etc. Conciencia que se va nutriendo cada día de la práctica, de la experiencia vivida y sufrida colectivamente, y en carne propia.

Cuando impulsamos la luchas combativas, e ir al máximo que den las condiciones en cada momento, es porque confiamos plenamente en la clase obrera y el pueblo, y en que es la lucha desde abajo la que expone permanentemente las debilidades de las clases dominantes, agudiza sus contradicciones, interimperialistas, intermonopólicas, y que ese es el camino para explorar a fondo las condiciones, objetivas y subjetivas, hacia una perspectiva revolucionaria.

Cuando impulsamos las luchas, nos planteamos desarrollar al calor de ellas, las organizaciones imprescindibles para llevar a delante las tareas históricas que la clase obrera a la vanguardia del pueblo tiene planteadas. Construir agrupaciones clasistas y combativas en el seno del movimiento obrero, capaces de actuar en el seno del Pit-Cnt, pero desde ya lo más independientemente posible del oportunismo; construir el frente antiimperialista y popular, la Unidad Popular, para dar la batalla en el terreno político-electoral-parlamentario; y construir el partido revolucionario de la clase obrera, que tiene que tener una firme base ideológica marxista-leninista-maoísta(el marxismo se ha desarrollado en etapas, junto a la práctica revolucionaria internacional del proletariado) una fuerte organización y un estrecho vínculo con las grandes masas de obreros, campesinos y pequeños y medianos productores del campo y la ciudad, con el movimiento por la liberación de la mujer, con los jubilados, los estudiantes, con todo el pueblo.

Ricardo Cohen

 

Enlace permanente a este artículo: http://pcr.org.uy/?p=1792