«

»

Imprimir esta Entrada

Resoluciones de la 11º Conferencia de Organizaciones Marxistas – Leninistas y Maoistas.

Esta conferencia se realizó en el mes Abril/2014, con la participación de 20 organizaciones y partidos, en un debate democrático y basado en el consenso acordó las siguientes resoluciones:

Resolución N° 1: El desarrollo de la crisis económica capitalista mundial y los desafíos actuales al movimiento marxista-leninista y obrero internacional para una estrategia y táctica revolucionarias.

Resolución N° 2: La cuestión ambiental y las tareas de los marxistas-leninistas

Resolución N° 3: Las tareas de los marxistas-leninistas en la lucha por la liberación de la mujer y el proceso de la Conferencia Mundial de Mujeres de Base y el movimiento internacional de mujeres.

El texto completo de las tres resoluciones esta al final de este articulo.

PARTIDOS Y ORGANIZACIONES PARTICIPANTES de la 11ª CONFERENCIA INTERNACIONAL

Organización ML, OML de Afganistán.
Partido Comunista Revolucionario, PCR de Argentina
Partido Comunista de Bangladesh
Organización Revolucionaria, R.O de Congo
Partido Marxista- Leninista, MLPD de Alemania
Partido Comunista –Maoísta, PCC-M de Colombia
Organización Comunista-ML, Vía Proletaria de Francia
Partido Comunista, CPP de Filipinas
Partido Comunista ML, CPI (ML) de India
Partido Ranjbarán, PR de Irán
Organización Comunista, KOL de Luxemburgo
Grupo ML, GML/Amanecer Rojo de Holanda
Organización Línea Proletaria ML, OLP ML de Marruecos
Partido Comunista (Mashal)-NCP, de Nepal
Partido Comuista ML, PC ML de Perú
Partido Comunista ML, TKP/ML de Turquía
Partido Bolchevique de Kurdistán del Norte-Turquía, BP (NK-T)
Partido Comunista Revolucionario, PCR del Uruguay
Grupo Ray O. Light, ROL de USA
Partido Comunista ML, PC ML de Sudáfrica

Resoluciones de Solidaridad:
1) Resolución acerca de Afganistán

Desde hace casi trece largos años el imperialismo mundial, bajo la dirección de los Estados Unidos de América, derrama la sangre del pueblo oprimido de Afganistán, so pretexto de luchar contra el terrorismo y construir una democracia, causando inumerables víctimas día a día. Sin duda, Afganistán se ha convertido en una colonia conjunta del imperialismo mundial y sus aliados. Por ello, la lucha por su liberación debería recibir el apoyo de una frente revolucionario mundial. Según Stalin, es imposible formar un frente revolucionario general sin ayuda directa y seria de las naciones opresoras para el movimiento nacional de liberación de las naciones oprimidas, contra su “propio” imperialismo; y, la cuestión nacional constituye una parte de la cuestión general de la revolución del proletariado y una parte de la cuestión de la dictadura del proletariado. En coincidencia con la línea directriz del leninismo, las fuerzas revolucionarias del mundo, y los comunistas en particular, deberían dar al pueblo afgano un apoyo en todo aspecto, en su lucha contra los imperialistas y los invasores de los respectivos países. Deberían considerar este amplio apoyo a la lucha del pueblo afgano por la liberación nacional, como parte de los planes y programas de su propia lucha.

Tropas invasoras – ¡fuera de Afganistán!

 

2) Liberar a G. I. Abdallah!

Georges Ibrahim Abdallah es un comunista, militante antisionista libanés, que fue detenido en 1984, sin ninguna prueba, por acciones anti-imperialistas sobre las cuales las Fuerzas Armadas Revolucionarias Libanesas (FARL) habían reconocido la responsabilidad.

Georges I. Abdallah podría haber sido liberado en 1999, pero el 24 de octubre 2013 ha comenzado su 30° año de prisión. La burguesía francesa procesa GI Abdallah con férrea determinación, debido a que aún se está defendiendo activamente la política sionista. Es lo mismo con el gobierno del partido “socialista” de Hollande como lo fue con el gobierno de Sarkozy y todos los gobiernos anteriores.

• La burguesía prosigue su política imperialista en el marco de un frente, junto con Israel y Estados Unidos, tomando como pretexto la llamada “guerra contra el terrorismo”. Al mismo tiempo que defiende su propios intereses incrementando la agresividad, lo que se expresa en la acciones militares recientes en Libia, Malí, Centro-Africana República y Afganistán y también de otras formas, en otros países, como Siria.

• La burguesía quiere silenciar a los activistas revolucionarios lo más posible, a quienes como GI Abdallah se niegan a renunciar a su actividad política y como él, se mantienen comunistas y activistas anti-imperialistas, con determinación. Por esa razón debe pagar, según la burguesía francesa!

La 11 ª Conferencia Internacional de Partidos Marxistas-Leninistas y las Organizaciones consecuentemente antisionistas y anti-imperialistas saludan la determinación de esta militante revolucionario que no reniega de sus convicciones a pesar de la extorsión.

La Conferencia Internacional exige su liberación inmediata!

 

Resolución: Actividades con motivo del 100 º aniversario de la Revolución Socialista de Octubre

La Conferencia Internacional de Partidos y Organizaciones Marxista-Leninistas realizará actividades con motivo del 100 º aniversario de la Revolución de Octubre, de Rusia, en 2017, conjuntamente con ICOR, especialmente un seminario teórico sobre la importancia de la Revolución de Octubre, los éxitos indelebles en la construcción socialista, la restauración del capitalismo, el carácter de las revoluciones actuales, etc., a las que también es posible invitar otras organizaciones.

—————————————————————————————————————————————————–
Resolución No. 1 de la 11º CIPOML:

El desarrollo de la crisis económica capitalista mundial y los desafíos actuales al movimiento marxista-leninista y obrero internacional para una estrategia y táctica revolucionarias.

 

1) Continúa desarrollándose la más larga y profunda crisis económica y financiera mundial después de la Segunda Guerra Mundial. Se trata de una crisis de sobreproducción relativa sobre la base de una sobre-acumulación crónica de capital. Al comienzo los Estados imperialistas trataron de realizar una gestión de la crisis de manera conjunta. Esta gestión tenía no sólo objetivos económicos sino también políticos: frenar el desarrollo de la lucha de masas e impedir el desarrollo de crisis políticas y revolucionarias.

Pero rápidamente se pasó a la competencia intermonopólica e interimperialista por el control de los mercados y por esferas de influencia política y estratégica.

2) Hay que tener en cuenta los cambios en las relaciones de poder imperialista a escala mundial para la estrategia y táctica revolucionarias.

El eje de la economía mundial se desplazó de Europa/EEUU al Asia.

El capital excedente se desplazó de los antiguos países imperialistas a los países BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica), MIST (México, Indonesia, Corea del Sur y Turquía) y otros países de América Latina y de Asia. En algunos de estos países se produjo un crecimiento económico transitorio o relativo.

Se agudiza la disputa entre los distintos sectores monopolistas en las diferentes potencias imperialistas por quien surge en mejores condiciones de la prolongada crisis económica mundial. Esto ocurre tanto en el plano interno de los países como en el plano internacional y se manifiesta también en crisis políticas.

La sobre-acumulación crónica de capital produce nuevas burbujas especulativas, características del modo de producción capitalista.

Se acelera el desarrollo desigual de los países capitalistas.

3) A nivel mundial se ven tendencias a la reactivación económica. A fines del 2013 EEUU alcanzó el nivel de producción industrial anterior a la crisis. Comenzó un retorno del flujo de capitales hacia EEUU y otros países imperialistas “antiguos” como consecuencia del aumento de la tasa de interés. Esto provoca un gran aumento de las deudas de los estados y también inflación en aquellos países de donde se retiran los capitales como Sudáfrica, Brasil, Turquía, India, etc.

La reactivación económica en EEUU está vinculada también a que por primera vez en su historia se acercó al auto-abastecimiento y exportación de gas y petróleo por la explotación contaminante del shale oil.

China también está sintiendo la crisis mundial. Comparado con el nivel anterior a la crisis, su crecimiento ha caído en el 2013 en más de un 10%, a un 7,7%. Moderó sus compras.

Aunque termine esta crisis, es inevitable otra más profunda vinculada a la no destrucción de la totalidad del capital excedente.

 4) Tanto en los países imperialistas como en los países oprimidos ha aumentado la superexplotación de la clase obrera, la pobreza, el desempleo, especialmente en los jóvenes, las mujeres y los migrantes, y los recortes de presupuesto en salud, educación y bienestar social que incrementaron los sufrimientos de las grandes masas populares. Se ha agudizado la doble explotación de la masa de las mujeres, tanto como la opresión específica de la mujer. La forzada superexplotación del medio ambiente acelera la transición hacia la catástrofe ecológica global.

5) La crisis provoca una agudización de las contradicciones entre los países imperialistas de las cuales son ejemplo: Libia, Siria y Ucrania, también las intervenciones imperialistas directas como la de Francia en Mali (con el apoyo logístico decisivo de EEUU) para garantizarse el control de materia primas. Esta situación crea inestabilidad política.

China imperialista desafía seriamente económica y políticamente a los EEUU en la lucha interimperialista por la hegemonía mundial.

Rusia está recuperándose e intenta desarrollar su influencia. China desarrolla su influencia económica y política en Latinoamérica y África.

EEUU persigue una política agresiva para no perder su autoridad, tal como en Afganistán, Irak, Libia, Siria, etc. La UE acompaña a EEUU en esta agresión.

Los imperialistas de UE intentan expandir sus esferas de influencia hacia Europa del Este, hacia Ucrania. Estas contradicciones se mueven en dirección al Este. Las contradicciones entre EEUU y los reaccionarios regionales y China se agudizarán y se expandirán para incluir a Rusia.

El justo descontento del pueblo ucraniano con el gobierno pro-ruso de Yanukovich fue utilizado por EEUU y la UE para instalar un nuevo gobierno en el que participan fuerzas fascistas y promover el ingreso de Ucrania a la UE. La ocupación de Crimea por Rusia imperialista ha tensado estas contradicciones y aumentado el peligro de guerra mundial. Es una tarea de todos los revolucionarios oponerse a la guerra imperialista y solidarizarse con las luchas de liberación nacional y social.

 6) En este periodo vivimos grandes movimientos de masas por la libertad y la democracia. Tuvieron que cambiar gobiernos como en Egipto, Túnez o Grecia, etc. Hubo movimientos de masas que desafiaron a los gobiernos como en Turquía, Bahrein, etc. Los movimientos de masas que tenían otro nivel como en Bangladesh, India, Brasil, Mauritania, etc., sacudieron a la sociedad.

En algunos países como Ucrania, Libia o Tailandia los propios poderes imperialistas incluso utilizaron el descontento de las masas para formar a grandes movimientos, mediante reivindicaciones aparentemente democráticas, con el fin de instrumentalizarlos para sus propios intereses.

En el mundo entero se desarrollan importantes luchas obreras y populares. Las luchas contra la descarga de la crisis en las espaldas de la clase obrera y de los pueblos se transforman en luchas políticas contra los gobiernos y los estados ejecutores de las políticas de ajuste, como en Brasil, Colombia, Uruguay, Argentina, Grecia, Bulgaria, Bosnia Herzegovina, Sudáfrica, países asiáticos como Bangladesh, etc.

Se desarrollan luchas más allá de las fronteras nacionales contra organismos imperialistas como el FMI, UE, el Banco Mundial, OMC.

7) La ofensiva contra los trabajadores va acompañada de leyes represivas. Leyes antiterroristas, fascistización del aparato estatal, surgimiento de organizaciones racistas, xenófobas y fascistas. Las clases dominantes promueven campañas de propaganda tendientes a que se acepten las condiciones de superexplotación en función de mantener las fuentes de trabajo. Se promueve el anticomunismo moderno.

8) La estrategia y la táctica revolucionarias difieren según las características de cada país. Es necesario tener en cuenta los cambios en la estructura de clase. Es particularmente importante el trabajo en el proletariado de los monopolios internacionales.

Por distintos factores el campesinado pobre es obligado a desplazarse a las grandes ciudades; y obreros jóvenes, con riesgo de su vida, a emigrar a las metrópolis imperialistas.

Las medidas económicas y financieras de los gobiernos no son neutrales; pueden afectar más o menos a uno u otro monopolio como a uno u otro país. Hay países imperialistas menores que son explotados por los países imperialistas mayores como en la UE.

Surgen países con aspiraciones de hegemonía regional como Brasil, India y Turquía. Hay un debate en relación a si estos países se han transformado en imperialistas o siguen siendo dependientes o neocoloniales.

9) Es necesario tener en cuenta la estrategia y táctica del movimiento revolucionario internacional que requiere vincular la estrategia y táctica específica de cada país con el internacionalismo proletario.

La clase obrera y los pueblos desarrollan luchas para impedir que la crisis continúe descargándose sobre ellos. Las clases dominantes tienen miedo a un fermento revolucionario. Se pueden lograr conquistas parciales pero sabemos que la única forma de que no sean la clase obrera y los pueblos los que sigan pagando la crisis, es que los partidos marxistas-leninistas, sintetizando las experiencias de las luchas de clases en sus respectivos países, dirijan las luchas de la clase obrera, de los pueblos oprimidos y otros oprimidos por el imperialismo, hacia las revoluciones, ya sean democráticas, agrarias, antiimperialistas, o de nueva democracia o socialistas que terminen con este sistema. Eso exige la construcción donde no existen y el fortalecimiento de los partidos revolucionarios del proletariado estrechamente unidos con las masas que practican el internacionalismo proletario.

Esto implica también promover formas de organización, coordinación, cooperación e intercambio de experiencias internacionales del movimiento obrero, de los pueblos oprimidos, del movimiento de mujeres, de los movimientos ambientalistas, etc.

Sólo se llega al socialismo por el camino revolucionario reconociendo la necesidad de la destrucción del viejo estado burgués y la necesidad de la dictadura del proletariado.

 

El PCR-U acuerda con la resolución 1, con los siguientes agregados y excepciones:

Punto 1) El PCR-U, considera que las crisis de sobreproducción relativa tienen su base y expresan, la contradicción fundamental del modo capitalista – imperialista, entre el carácter social de la producción y la apropiación capitalista, privada de las riquezas producidas.

Punto 4) No acordamos con que “La forzada superexplotación del medio ambiente acelera la transición hacia la catástrofe ecológica global.”. Se comprueba sí que cada día se agrava, dicha superexplotación del medioambiente, que destruye y depreda las riquezas naturales y agrede la vida humana, especialmente en los países oprimidos y es causa de muchas catástrofes ambientales que se producen.

Punto 8) No acordamos con la frase “Es particularmente importante el trabajo en el proletariado de los monopolios internacionales”, porque consideramos que destacar solo este sector del proletariado en el trabajo, no es correcto y consideramos además que los monopolios imperialistas actúan internacionalmente pero basan su poder fundamentalmente en el respaldo político y militar de su estado.

———————————————————————————————————————————————————————————–

Resolución nº 2 de la 11º CIPOML:

La cuestión ambiental y las tareas de los marxistas-leninistas.

 

1. Frente al peligro de la destrucción irreversible causado a la Madre Tierra por las potencias imperialistas para realizar su avidez de lucro, la cuestión ambiental se ha convertido en un objeto de gran inquietud de la humanidad entera. La Conferencia Internacional constató que hubo negligencias de los marxistas-leninistas y del movimiento obrero con respecto a la cuestión ecológica.

Las fuerzas imperialistas y monopolistas hacen todo lo que está en su poder para saquear los recursos naturales, ya que no conocen otros motivos que conseguir las ganancias máximas, cueste lo que cueste.

En el periodo de las crisis, las fuerzas imperialistas-monopolistas, junto con sus lacayos en los países neo-coloniales, intensifican la explotación destructiva, tanto de los recursos humanos como también de los recursos naturales.

La contradicción entre el modo de producción capitalista y las bases naturales de la vida de la humanidad se ha convertido en una nueva contradicción de primer orden en el sistema imperialista mundial.

 

2. La capa de ozono ya ha sido destruida seriamente debido a las emisiones de sustancias peligrosas por las industrias de los países altamente industrializados como EE.UU., Japón, Alemania, Canadá, Inglaterra y Francia. Países como China, India, Rusia y Brasil los siguen. El efecto invernadero surgió y evoca una catástrofe climática que pone en peligro los fundamentos de la vida. La contaminación de los océanos y ríos, la eliminación de bosques lluviosos, extinción de especies, el deshielo de los glaciares y de las capas de los polos etc.: todo está ligado a ella. Se busca aumentar la extracción de gas con la fracturación hidráulica (fracking).

 

3. El establecimiento de industrias contaminantes, como las fábricas de celulosa, la explotación minera a cielo abierto que usa cianuro y contamina las aguas por largo tiempo, como la indiscriminada deforestación de los bosques son justificadas por la urgencia de lucro de los monopolios. Los agrotóxicos son usados en la agricultura intensiva, como en el monocultivo forestal y la soja. Los resultados son inundaciones, mayor desertificación, evaporación de lagos, mayor rapidez en los deshielos, contaminación industrial de los ríos, etc. Los imperialistas se deshacen de sus problemas exportando sus fábricas contaminantes a los países oprimidos. Todo esto afecta a los seres humanos en general y en particular a la gran mayoría de la humanidad, la clase obrera y los pueblos oprimidos.

 

4. La práctica y las experiencias han mostrado que todas las reuniones realizadas por los imperialistas, que según su interpretación deben servir a la lucha contra la destrucción ambiental, en realidad fueron un engaño y sirven para apaciguar a las masas. Es cínico permitir a los países ricos seguir destruyendo el clima del mundo a través de la venta de “derechos de contaminación”. Por lo tanto es responsabilidad de los partidos y organizaciones marxistas-leninistas recoger este tema a nivel global y construir la resistencia contra los designios imperialistas de destruir el medio ambiente. Es necesario unir la lucha de clases con la lucha contra la destrucción del medio ambiente sabiendo que sólo destruyendo el sistema capitalista-imperialista y reemplazándolo por una nueva sociedad alcanzaremos la definitiva solución al mismo.

 

5. Aunque sólo es posible resolver la cuestión ambiental de manera definitiva mediante la destrucción del sistema imperialista y su sustitución por una sociedad socialista, esto no quiere decir que hoy tampoco luchamos por reformas.

Nuestros partidos deben conducir y ponerse al frente de esta lucha en cada país. Debemos solidarizarnos con todas las luchas que en todo el mundo se desarrollaron y desarrollarán contra la destrucción del medio ambiente, por ejemplo con la lucha contra las centrales nucleares y los residuos nucleares en todo el mundo, contra la contaminación del Río Uruguay en Sudamérica por la pastera UPM (ex-Botnia), contra la pérdida de gas tóxico en Bophal en 1984, etc. las explosiones en Magurchara y Tengratila in 2002, la catástrofe producida por la British Petroleum con el derrame de petróleo en el Golfo de México en 2010 y los continuos bombardeos de los Estados Unidos y sus aliados en Irak y Afganistán y otras guerras de agresión contra los pueblos oprimidos.

Nosotros los marxistas-leninistas hemos participado en las luchas actuales contra la destrucción del medio ambiente, como acciones con motivo de Fukushima, las luchas en Varsovia en 2013, en el encuentro internacional en Kathmandu/Nepal en 2013, en las luchas contra la construcción de centrales nucleares en India, por la defensa de los bosques lluviosos en la Amazonía, en las acciones por defender el sistema biológico de las costas en Latinoamérica etc., y hemos llevado ideas marxistas-leninistas a estos movimientos y combatido la línea pequeñoburgués-oportunista.

 

6. Debemos trabajar juntos en la medida que nuestras fuerzas lo permitan para combinar todas las luchas particulares en un frente de resistencia internacional para salvar al medio ambiente de la avidez de lucro. La clase obrera debe asumir su rol de dirección, al mismo tiempo debe cooperar francamente con todos los ambientalistas serios. La solución de la cuestión ambiental yace en el restablecimiento de la unidad entre el ser humano y la naturaleza, finalmente en el socialismo/comunismo donde el centro serán los intereses de la humanidad y no el lucro.

La Conferencia Internacional de Partidos y Organizaciones Marxistas-Leninistas (CIPOML) convoca a los proletarios de todos los países, a los pueblos oprimidos y todos seres humanos oprimidos: ¡Luchemos contra el exterminio del medio ambiente por los imperialistas! ¡Protejamos nuestra Madre Tierra y los fundamentos de vida de la humanidad ante la economía de lucro! ¡Participemos en el Día Internacional del Medio Ambiente, con ocasión de la cumbre del clima! La alternativa es: ¡O hundirse en la barbarie imperialista o socialismo!

El PCR-U acuerda con la Resolución 2 con las siguientes excepciones:

Punto 1)

No acordamos con que “hubo negligencias de los marxistas-leninistas y del movimiento obrero con respecto a la cuestión ecológica”, entendemos sí que hubo una comprensión insuficiente.

No acordamos con que “La contradicción entre el modo de producción capitalista y las bases naturales de la vida de la humanidad se ha convertido en una nueva contradicción de primer orden en el sistema imperialista mundial.” Creemos sí que es una contradicción de gran importancia que se agudiza cada día, pero no una nueva contradicción fundamental.

—————————————————————————————————————————————————————————————-

 

Resolución No. 3 de la 11º CIPOML:

Las tareas de los marxistas-leninistas en la lucha por la liberación de la mujer y el proceso de la Conferencia Mundial de Mujeres de Base y el movimiento internacional de mujeres

 

El surgimiento de la crisis económica y financiera mundial ha agudizado la explotación del imperialismo a la clase obrera y los pueblos. Sobre todo las mujeres trabajadoras sufrieron más los efectos de esta explotación, porque fueron las primeras despedidas, cuando su trabajo ya no se necesitó.

En relación con la cuestión de la liberación de la mujer es necesario trazar una clara línea de deslinde entre la línea burguesa y la proletaria. La línea burguesa y pequeñoburguesa en la cuestión de la mujer, en sus diferentes expresiones y formas, no critica de manera fundamental al sistema de explotación capitalista. Lucha por la igualdad de derechos de las mujeres en el marco de este sistema.

En los países imperialistas avanzados se han conseguido muchas reivindicaciones a pesar de los límites de esta línea. Pero incluso en ellos, no se pudo lograr la plena igualdad de derechos. Esta línea no une la lucha por la liberación de la mujer con la lucha de clases del proletariado por el socialismo y comunismo como núcleo de su política.

La línea proletaria se basa en el análisis marxista fundamental de que con el surgimiento de la propiedad privada en los medios de producción comenzaron el patriarcado y la opresión de las mujeres. Por lo tanto, la liberación completa de la mujer, la plena igualdad de derechos, no sólo legales, sino también en la práctica, sólo será posible en una sociedad donde se habrá abolido por completo la propiedad privada en los medios de producción.

Incluso después de haber abolido la propiedad privada en los medios de producción, la ideología patriarcal, chovinista masculina, que durante milenios era la ideología predominante en las sociedades explotadoras y que fue interiorizada por los hombres de distintas clases, no desaparecerá automáticamente. Por ello será necesaria una lucha ideológica larga e intensa. La línea proletaria en la cuestión de la liberación de mujeres, considera esta lucha, como parte esencial e integrante de la lucha de clases del proletariado por el socialismo y comunismo.

Un movimiento de las masas de mujeres, amplio y combativo es posible y necesario. Su núcleo es el movimiento proletario de mujeres. Pero no debe limitarse de forma sectaria, sino debe abarcar a las mujeres de todas las clases y capas, particularmente a la masa de mujeres pequeñoburguesas y hasta mujeres burguesas,

Serán sobre todo las mujeres comunistas las que organicen a las mujeres trabajadoras por su liberación. Dentro y fuera de los partidos comunistas se deben crear organizaciones, publicaciones y conferencias particulares que preparan el camino para la lucha de las mujeres de las distintas capas de la sociedad.

Hoy las mujeres todavía son consideradas mercancía y se venden sus cuerpos para obtener ganancias; y ellas están expuestas a la más indigna humillación. En todo el mundo las mujeres, a causa de su género, están expuestas a violencias diarias como la violación, violencia doméstica, lapidación, trata de mujeres etc. Especialmente en las guerras, las violaciones de las mujeres se emplean como arma de guerra. La violación también se usa como medio de opresión contra las presas políticas.

A pesar de toda la represión y opresión, las luchas libradas por las mujeres contra el patriarcado y la opresión de clase, hacen progresos. El peligro realmente existente de excesiva violencia policial, no impidió participar a las mujeres en las luchas, tales como la resistencia en la Plaza Taksim, como tampoco el peligro de violación y ataque p. ej., en la Plaza Tahrir no impidió a las mujeres una fuerte participación en la resistencia.

Junto con la participación de mujeres en muchas luchas sociales, las mujeres muestran el camino hacia la rebelión social. Así la lucha por la legalización del aborto, contra el saqueo de los recursos naturales, los programas de austeridad en el sistema de salud y la educación, etc., llevaron a protestas de masas. Las mujeres están en las primeras filas en las huelgas y protestas por reivindicaciones económicas.

La única fuerza capaz de resistir a los ataques del sistema imperialista, capitalista, es la lucha de clase de las obreras y obreros conscientes organizados junto a todos los oprimidos. Sin embargo, negar la cuestión de la mujer, es un impedimento para capacitar a las mujeres a convertirse en una parte de la fuerza organizada por su propia voluntad política. Sin ello, la lucha carece de impacto e importancia.

Hay que combatir ideológicamente los puntos de vista erróneos del movimiento de mujeres burgués sin dejar de luchar conjuntamente contra el patriarcado, en alianza con dicho movimiento.

Es de mayor importancia establecer la solidaridad internacional que lleva a mejorar la lucha de las mujeres en cada país. Mediante el intercambio de experiencias y las acciones conjuntas el movimiento de mujeres clasistas estará en condiciones de contribuir a la lucha por la liberación de la mujer.

En este contexto es importante participar en encuentros y conferencias internacionales de mujeres y apoyarlos activamente, como la Conferencia Mundial de Mujeres, que es una iniciativa internacional para reunir a las mujeres trabajadoras y las mujeres de base de los diversos países, las que representan una amplia base de las mujeres oprimidas. Estas conferencias internacionales permiten a nosotros marxistas-leninistas, lograr una comprensión más profunda de las luchas en los diferentes países.

La 11a Conferencia Internacional celebra la exitosa 1a Conferencia Mundial de Mujeres de Base en Caracas. Promueve decididamente la preparación de la 2a Conferencia Mundial de Mujeres de Base en Nepal, y también otras iniciativas internacionales y revolucionarias y respeta su organización y realización autónoma.

 

El PCR-U apoya esta Resolución, con la siguiente puntualización:

Si bien consideramos que es necesario señalar nuestros objetivos finales, como comunistas, en el movimiento de mujeres, hoy es fundamental impulsar que este movimiento sea lo más democrático y amplio posible para poder desarrollarse y poner en pie de lucha realmente a un vasto movimiento de mujeres, más allá del origen de clase, contra la doble opresión de la mujer en este sistema capitalista-imperialista.

 

 

Enlace permanente a este artículo: http://pcr.org.uy/?p=539