«

»

Imprimir esta Entrada

Declaración UP sobre el procesamiento del dirigente derechista Leopoldo López

llpAsistimos a una campaña de proyección mundial llevada adelante por círculos de la derecha internacional y el imperialismo norteamericano, a la que se han plegado de alguna manera sectores socialdemócratas o autodefinidos como “progresistas” para enjuiciar la reciente decisión de un Tribunal venezolano de condenar a 13 años de prisión al dirigente opositor derechista Leopoldo López

Dicha campaña presenta falazmente a López, como víctima de un acto arbitrario de castigo por el solo hecho de tener opiniones diferentes al gobierno… Nada más lejos de la verdad.

El Sr López ya tenía antecedentes de golpista. En el año 2002 participó junto al ex candidato presidencial opositor Henrique Capriles en el intento de golpe de Estado contra el Presidente Hugo Chávez. Este golpe tuvo un éxito momentáneo, pronto revertido por la movilización del pueblo venezolano y la reacción de las fuerzas bolivarianas y patrióticas del Ejército venezolano. Muchos civiles murieron en dicho intento.

Producida la elección de Nicolás Maduro en comicios limpios reconocidos como tales y a título de ejemplo por la UNASUR y el Centro Carter entre otras muchas organizaciones internacionales, el Sr Leopoldo López llamo a una serie de manifestaciones tumultuosas bajo el sugestivo nombre de “La salida” , buscando por esa vía ilegal desestabilizar y derrocar al gobierno presidido por Nicolás Maduro

Estas manifestaciones distaron de ser pacíficas. Por el contrario y al igual que en el intento golpista del 2002, actuaron mezclados entre los manifestantes o en ocasión de las marchas opositoras numerosos francotiradores, muchos de ellos paramilitares derechistas y otros malvivientes contratados como sicarios. Se incendiaron decenas de edificios en toda Venezuela, se destruyeron centros de salud, estaciones de metro, locales del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), entre otras tropelías.

El saldo más lamentable fueron los 43 muertos registrados. Menos de una decena de esos muertos integraban las filas de los manifestantes. Por ello los tribunales han condenado a varios miembros de los organismos de seguridad. Pero cerca de una decena de miembros de fuerzas de seguridad fueron asesinados por francotiradores o sicarios armados por la ultraderecha que los emboscaron. El resto de las víctimas se componía de simpatizantes y militantes chavistas y varias personas totalmente ajenas a la confrontación, que fueron ultimadas por francotiradores al ir a despejar una barricada que impedía el acceso a su casa o motociclistas que murieron al impactar contra cables atravesados en la vía publica por los revoltosos.

López, lejos de desmarcarse y condenar esa violencia, asumió la responsabilidad política de dicho movimiento subversivo, justificando en todo momento los asesinatos realizados por los paramilitares y la cuantiosa destrucción de bienes públicos. No cabe ninguna duda que las características violentas que adquirió dicho proceso estaban en plano conocimiento y previsión previa de L .López y otros líderes derechistas y contaban con ellas como una parte fundamental de su plan subversivo.

Cuando la jueza actuante leyó su sentencia LOPEZ manifestó:” Ud. va a sentir más miedo de leerme la sentencia que yo de escucharla”, en lo que es una clara amenaza a su integridad física.

Ello, pese a que el citado ha tenido todas las garantías de una LEGÍTIMA defensa y tiene la posibilidad de apelación del fallo, ante otros tribunales, de acuerdo al sistema constitucional vigente en la República Bolivariana de Venezuela

En nuestro país se ha elevado a nivel de cierto periodismo y representantes de partidos políticos del resto del espectro parlamentario, el coro de toda una campaña para condenar al gobierno venezolano, presentando al Sr. López como un tierno demócrata y no como el golpista responsable de numerosas muertes como efectivamente lo es. Los que no han hecho nada por anular la Ley de Caducidad que protege desde hace años a los criminales de la dictadura (y más aún ahora que la UP presento un proyecto de ley para anularla) NO tienen ninguna autoridad moral para hablar de derechos humanos y menos aun para enjuiciar al gobierno bolivariano de Venezuela.

Estos políticos y periodistas no dijeron nada cuando un niño palestino y su familia fueron recientemente quemados vivos por colonos israelíes ultraderechistas, ni tampoco cuando Israel bombardeo salvajemente al pueblo palestino en la Franja de Gaza ni las brutales incursiones aéreas del régimen monárquico absolutista de Arabia Saudita ( donde ni siquiera hay un parlamento…) contra Yemen.

No la tiene tampoco EEUU, que mantiene desde hace 23 años en una cárcel al patriota portorriqueño Oscar López Rivera y también el centro de torturas de Guantánamo, en territorio robado a Cuba. Que además han destruido Irak con miles de toneladas de bombas, asesinando a cientos de miles de civiles en ocasión de su ocupación de dicho país. Para estos casos no vemos ningún canal de TV o periodista de la llamada “gran prensa” que diga nada…

Expresamos nuestro decidido apoyo al gobierno bolivariano y a la justicia del dictamen del Poder Judicial venezolano. Y reivindicamos el derecho de la Revolución Bolivariana de defenderse, en el marco del ordenamiento de su Estado de derecho, de quienes apelando una falsa defensa de la democracia, quieren en realidad destruirla porque molesta a los ricos y poderosos del planeta.

UNIDAD POPULAR – AP

Montevideo, 18 de Setiembre de 2015

Enlace permanente a este artículo: http://pcr.org.uy/?p=902